Connect with us

Medio Ambiente

COLMED Calama solicita un plan de descontaminación urgente para la comuna

El 14 de agosto del año pasado, la Ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt aseveraba en redes sociales y medios de comunicación tener una gran noticia para las loínas y loinos. “Hoy aprobamos en el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad el Plan de Descontaminación Atmosférica para Calama. Un gran anhelo de todos sus ciudadanos, después de más de una década en que los habitantes de esta zona esperaban», señalaba.  

Pronto a cumplirse un año de tales afirmaciones, Calama nuevamente ve con desazón como las promesas gubernamentales se las lleva el viento. 12 años han pasado desde que la ciudad fuera catalogada como zona saturada de material particulado 10 (MP 10),  dejando en claro esa medida adoptada por la autoridad de la época que dentro de los peores indicadores de vida en la ciudad  estaba  la problemática ambiental, la que se vinculaba directamente  a la generación de enfermedades, a la  destrucción del oasis, y a la vulneración al patrimonio cultural y ambiental. 

Con el correr de los años pese a la riqueza económica que se mueve en el territorio comenzamos a formar parte de las denominadas “Zonas de sacrificio” del país,  dadas la alta industrialización  generadora de una devastación ambiental sin límites, al abandono del Estado en cumplimiento de la legislación y al deterioro en la calidad de vida y salud de la población, situación que se traduce en todas partes del planeta donde se dan estas condiciones, en  una lenta y conmovedora precarización social.

El impacto de las faenas mineras,  la instalación de la única empresa en Chile que funde  desechos plomados dentro del radio urbano de la ciudad, la que además contiene  todo el aporte nacional de baterías de automóviles  a nuestra comuna, esto pese a que estudios en otras ciudades del mundo han demostrado los «niveles preocupantes» de contaminación por plomo en las zonas aledañas a esas plantas, la contaminación y agotamiento de la cuenca del Rio Loa, nuestro río patrimonial que ya fuera declarado agotado en su cauce superficial el año 2000. Calama y sus alrededores eran en tiempos de nuestros abuelos  oasis agrícolas, con una interesante flora y fauna, pero con el agotamiento del río Loa y la contaminación de sus aguas la historia comenzó a cambiar.

Agua, energía y minería perpetuando la desigualdad. Estos tres jinetes del Apocalipsis nos  han llevado a presentar altos índices de enfermedades respiratorias, de cáncer, de diabetes mellitus, de afecciones del ámbito de la salud mental y del desarrollo neurobiológico en la infancia, realidades que a la fecha, lamentablemente  permanecen solo en el ámbito de las percepciones,  ya que no existen estudios directos que puedan entregar información concreta de cuál es el nivel de afectación hacia la población, realidades éstas que carecen de políticas públicas para la prevención o el tratamiento. 

Es ampliamente reconocido que, a mayor nivel de contaminación, mayores son las tasas de muertes y otros padecimientos derivados de esta realidad.

Es por eso,  que hoy nuevamente ante el  nivel de decepción visible  en la ciudadanía  por la demora en dar a conocer los aspectos aprobados del Plan, que, digamos de paso,  contó con más de mil indicaciones de parte de  la comunidad en la fase de intervención ciudadana, en nuevamente la demora en echar a andar de una vez por todas el Plan de Descontaminación Ambiental  de la ciudad, el Departamento de Medio Ambiente del Consejo Regional Calama del Colegio Médico de Chile, insta a las autoridades nacionales, regionales y locales a que se elabore en nuestra ciudad un proyecto de futuro que sea ecológicamente y medioambientalmente respetuoso de nuestro territorio y que esté  en línea con los compromisos adquiridos por Chile  con la Objetivos del Desarrollo Sustentable y su Agenda 2030, una agenda integral de paz y solidaridad, en favor de un desarrollo sostenible para todas y todos, que ponga  a las personas y a nuestra Tierra de Sol y Cobre  en el centro de la acción política, económica y ambiental. 

Que consideren además, aunque parezca muy lejano,  que la Emergencia Climática que está viviendo el planeta  obliga a promover respuestas que acompañen a aquellos sectores, colectivos y territorios más directamente amenazados por los impactos físicos o los cambios exigidos por la seguridad climática, con el fin de garantizar una transición justa, no dejar a nadie atrás y dejar de ser una Zona de Sacrificio.

Reclamamos una  acción urgente para salvaguardar nuestro medio ambiente, nuestra salud, la seguridad de la ciudadanía, especialmente de las futuras generaciones,  que se encontrarán el día de mañana con un oasis devastado, depredado y ausente de toda vida en la naturaleza.

El consenso generalizado por  las  comunidades  científicas de todo el orbe, no puede seguir siendo soslayado cuando habla acerca del impacto “sin precedentes” que el actual modelo de desarrollo ha tenido sobre el sistema climático y por tanto nos pone ante esos  desafíos que son el llevar adelante proyectos mineros y de industrias  ecológicamente respetuosos y sustentables en armonía con la naturaleza, como único camino posible de lograr el respeto absoluto por nuestro medio ambiente, un objetivo que constituye una oportunidad para avanzar en la modernización, en la innovación y en la mejora de la competitividad de nuestra economía

Reiteramos, en llevar adelante una agenda integral de paz y solidaridad, en favor de un desarrollo sostenible para todas y todos, que ponga  a las personas y a nuestra ciudad en el centro de la acción política, económica y ambiental.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: