Connect with us

Región

Falla geológica descubierta en las cercanías de Antofagasta.

En esta investigación, publicada en la revista especializada Tectonophysics, se explica cómo combinando y reprocesando diferentes registros de sismicidad histórica, entre ellos las réplicas del terremoto de 1995 en Antofagasta y del terremoto de Tocopilla en 2007, se pudo confirmar la existencia de una falla corteza de la placa Sudamericana.

La siempre mencionada subducción de la placa de Nazca por debajo de la placa Sudamericana no solo genera sismos y terremotos de diversas magnitudes, sino que además es responsable de una serie de procesos de deformación y fracturamiento del suelo que pueden ser detectados si observamos la sismicidad con más detalle. 

Ese es el caso de la falla geológica en las cercanías de Antofagasta y que fue hace poco descubierta por investigadores del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile y otras instituciones, y en donde el autor principal, Francisco Pasten-Araya, un ex-Lezaetano. 

En esta investigación, publicada en la revista especializada Tectonophysics, se explica cómo combinando y reprocesando diferentes registros de sismicidad histórica, entre ellos las réplicas del terremoto de 1995 en Antofagasta y del terremoto de Tocopilla en 2007, se pudo confirmar la existencia de una falla corteza de la placa Sudamericana. Esta falla, con orientación noreste, se ubica aproximadamente entre 30 a 50 km costa afuera y se extiende por unos 50 km entre Coloso y Caleta El Cobre, llegando hasta los 22 km de profundidad.  

Este tipo de fracturamiento, conocido como splay fault, se produce debido a la interacción de las placas, en donde el movimiento descendente de la placa de Nazca traspasa deformación y esfuerzos hacia la placa Sudamericana. Una forma de liberar esos esfuerzos acumulados es con la ruptura permanente del material a través de fallas de gran escala, las que incluso tendrían la capacidad de controlar el comportamiento sísmico de la zona. 

Por lo general, estudios han mostrado que las splay faults se activan tras la ocurrencia de terremotos de gran magnitud. En este trabajo, Pasten-Araya y sus colaboradores indican que la falla identificada se podría haber activado tras el terremoto M8.1 de Antofagasta en 1995. 

Este estudio aporta valiosos detalles de las estructuras geológicas presentes en la zona marina frente a las costas de la región y a su vez contribuye a una mejor estimación y mitigación de los riesgos sísmicos y tsunamigénicos que conlleva el proceso de subducción. 

Link al artículo (en inglés): https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0040195120303899 

Por Sergio León-Ríos, sismólogo y doctor en Ciencias Naturales.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: