Connect with us

Agricultura

Comunidades del Salar de Atacama cultivarán hortalizas en sus hogares

Inicialmente son 15 las familias beneficiadas que aprenderán desde cómo crear un huerto hasta cultivar sus alimentos, a través de esta iniciativa desarrollada por el equipo Atacama Tierra Fértil de SQM, y el apoyo técnico del profesor del liceo Likanantay de San Pedro de Atacama, el ingeniero agrónomo Guillermo Gallardo.

Patricio Varas es agricultor y vive en la localidad de Socaire. Por la distancia entre el poblado y San Pedro de Atacama, sumado a las dificultades de poder movilizarse de un lugar a otro en medio de la emergencia sanitaria, reconoce que se ha vuelto más complejo abastecerse de productos de consumo diario, como frutas y verduras.

Ante esta necesidad y con el objetivo de contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de las familias que viven en los alrededores del Salar de Atacama, nació el programa “Huertos Familiares”, iniciativa desarrollada por SQM que fortalece la agricultura local y el desarrollo de habilidades técnicas en vecinos y vecinas para que puedan implementar huertos con cultivos en sus hogares.

“Es de primera necesidad contar con alimento durante este invierno y nosotros no queremos salir a otros pueblos para conseguirlo si eso conlleva a que nos podamos enfermar de coronavirus. Huertos Familiares es una oportunidad que vamos a aprovechar”, expresa Patricio Varas.

Se trata de una iniciativa del programa Atacama Tierra Fértil de SQM, que comenzó esta semana con 15 familias de las localidades de Peine y Socaire, para sumarse en las siguientes semanas más comunidades de San Pedro de Atacama. Recibirán insumos como cajones de cultivo, sustrato de materia orgánica, fertilizante y sobres con semillas de hortalizas de diferentes variedades de la estación. Adicionalmente, contarán con apoyo de material gráfico y audiovisual, clases virtuales y podrán acceder a los contenidos a través de Facebook, en la página del programa Huertos Familiares de SQM, además de diversas reuniones virtuales con los especialistas.

El Vicepresidente de Medio Ambiente y Comunidad de SQM Salar, Alejandro Bucher, precisó que “queremos contribuir a rescatar en las comunidades del Salar de Atacama la vocación agrícola de los pueblos indígenas y el patrimonio cultural que ello significa. Además, es urgente trabajar en esta política alimentaria frente a la actual crisis. Esta iniciativa está orientada a que los vecinos se queden más tiempo en sus casas y eviten exponerse. Acá se unen para nosotros dos prioridades: la preservación de la identidad agrícola que, por generaciones, han desarrollado los pueblos atacameños y el interés de ayudar a evitar eventuales contagios”.

Guillermo Gallardo, ingeniero agrónomo y profesor del Liceo Lickanantay de San Pedro de Atacama, será el encargado de enseñar los conocimientos agrícolas a los vecinos. “Aprenderán desde el armado de un huerto hasta la cosecha del alimento. Así podrán cultivar diversas hortalizas, como lechugas, repollos, zanahorias, entre otras. Es una buena idea de SQM generar conocimientos para el autocultivo de alimentos en este escenario de pandemia”, sostuvo Gallardo.

Cabe destacar que hace algunos días, 234 familias de Tocopilla y otras 40 de María Elena y Quillagua, comenzaron clases online del taller “Un Huerto en Mi Casa”, otra iniciativa educativa impulsada por SQM junto a Fundación Mr. Barber, orientada a entregar los conocimientos necesarios para que los vecinos puedan generar sus propios alimentos y así quedarse en casa para minimizar los riesgos de contagio por COVID-19.

Agricultura

Inauguran tradicional Feploa en Plaza 23 de Marzo

Bajo estrictas medidas sanitarias y en una nueva locación, este miércoles 3 de marzo se inauguró la cuadragésima primera versión de la tradicional Feria de la Provincia El Loa, una de las actividades más importantes y representativas de cada aniversario de Calama, que este año y producto de la pandemia, fue sometida a importantes modificaciones para poder llevarla a cabo.


Dejando atrás su habitual espacio, el Parque El Loa, este 2021 la Feploa estará funcionando de lunes a viernes de 10:00 a 19:00 horas en la Plaza 23 de Marzo, lugar que permite mayor distanciamiento físico, así como también cumplir de mejor manera otras medidas preventivas, en materia de aforo y otros cuidados.

Este año la iniciativa consideró la participación de 140 agricultores y artesanos, quienes, segmentados en dos grupos, podrán ofrecer sus productos de manera alternada. “Esta actividad ya por muchos años agrupa sobre todo a aquellos agricultores y artesanos, nuestra gente linda del Alto El Loa, que en esta ocasión han tenido la prioridad. Para esta feria le hemos dado la oportunidad a nuestra gente, no hemos querido invitar a nadie que sea de afuera, sino que cien por ciento gente local, gente de acá, gente del Alto El Loa por sobre todas las cosas”, indicó el Alcalde Daniel Agusto.

Este mercadito permitirá reactivar la economía de aquellos que se vieron fuertemente afectados durante 2020 y es en este sentido que la Directora Ejecutiva de la Corporación de Cultura y Turismo de Calama, Evelyn Pizarro, señaló que “es un espacio apropiado por la ventilación, por la amplitud, ya que el Parque El Loa no nos permitía el aforo que necesitábamos, así que estamos contentos, creo que nuestra gente está contenta, esperamos que les vaya bien. Estamos muy contentos como corporación de poder haber
generado el espacio para nuestra Feploa”.

En tanto, Rosa Anza, de la localidad de Caspana e integrante de la Mesa de la Mujer Indígena, agradeció la gestión del municipio y su entidad cultural por la realización de la Feploa, dado que en 2020 este encuentro sólo pudo extenderse por cuatro días, esto tras detectarse los primeros dos casos de Coronavirus en Calama el pasado 14 de marzo. En este sentido, indicó estar “muy agradecida por la oportunidad y ojalá podamos terminarla, porque durante todo el año no hemos trabajado, entonces esperábamos con muchas ganas esta oportunidad”.

Cabe destacar que el desarrollo de la Feploa tendrá un importante seguimiento, esto a modo de garantizar la seguridad tanto de sus participantes, así como también de la comunidad en general, y que su desarrollo también continuará durante las próximas semanas, siempre y cuando las condiciones sanitarias de la comuna así lo permitan.

Continue Reading

Agricultura

Vínculo entre INDAP y el Consejo de Pueblos Atacameños benefició a agricultores de la comuna

Este viernes en San Pedro de Atacama, Indap y el Consejo de Pueblos Atacameños celebraron la entrega de una parcela demostrativa, proyecto que se compone de un invernadero y sombreadero educativo. Esta iniciativa asciende a más de 19 millones de pesos, fondos que son derivados del Programa de Desarrollo Territorial Indígena de la institución, siendo el primer hito que concreta esta unión única a nivel nacional entre el estado y una organización indígena.

Destacando los objetivos que tiene el Instituto de Desarrollo Agropecuario Región de Antofagasta respecto al vínculo con la asociación indígena su directora María Loreto Pacasse destacó “esta unión lo que está produciendo, y lo que estamos buscando, es que tengamos comunidades desérticas que se adecuen a los cambios climáticos y además gente que este capacitada para generar alimentos con estas tecnologías, sin olvidar por supuesto la parte tradicional de nuestra agricultura”.

En palabras del presidente del Consejo de Pueblos Atacameños, Manuel Salvatierra “creo que con la implementación de estos módulos de cultivo tecnificado nos permitirá abrirnos a un espacio no explorado en nuestro territorio y que puede ser beneficioso para nuestra agricultura familiar campesina, nosotros tenemos toda la esperanza que ese conocimiento se transmita de la mejor forma a nuestros comuneros para que ellos tengan un buen desarrollo de este tipo de agricultura”.

El objetivo de este proyecto es otorgar nuevas competencias a los agricultores de la comuna, los cuales podrán diversificar en base a las grandes posibilidades que tiene una granja demostrativa, a opinión del profesor encargado del proyecto Guillermo Gallardo “lo rico de todo esto es poder hacer una mezcla entre lo tradicional y lo innovador, una mezcla entre riego tradicional y tecnificado, permitiendo tomar decisiones conociendo lo que hay, ya que el uso del agua es fundamental en la zona en que estamos”.

Continue Reading

Agricultura

Agricultores de Chiu Chiu inician cultivos hidropónicos: ahorran un 80% de agua en producción

Hoy la agricultura enfrenta un sinfín de desafíos y producir alimentos en condiciones extremas es una de ellas. Por ello, la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) apoya la hidroponía – con autonomía energética – en el pueblo de Chiu Chiu, región de Antofagasta, en pleno oasis.

La iniciativa, que beneficiará a los agricultores de la Provincia El Loa y la Comunidad de agricultores HortiLoa, es una acción en el marco del primer Laboratorio Natural para la Agricultura en el Desierto, iniciativa liderada por FIA y que tiene como objetivo potenciar el capital humano y diversificar la matriz productiva, a través de la tecnología e innovación.

“Actualmente los agricultores que cultivan lechugas en sistemas tradicionales se pueden demorar entre 50 a 70 días en la producción. Por tanto, los sistemas hidropónicos son más productivos, ya que van entre los 25 a 30 días, con un estimado de 12 cosechas al año y una densidad de 15 a 20 lechugas por m2”, dice el Ingeniero agrónomo, académico de la Universidad Arturo Prat (UNAP) y director del proyecto, José Delatorre.

Impacto

Delatorre precisa que los agricultores utilizarán los sistemas de balsas o raíz flotante modificada (RFM), en tres especies como berro, lechuga y albahaca, “tecnología que se aplicará por primera vez en Chiu Chiu, permitiendo un ahorro de agua de hasta un 80%”.

Por su parte el Ingeniero Agrónomo e investigador del proyecto, Víctor Vergara explicó que “el cultivo de lechugas en el sistema riego por tendido requiere de 160 litros (L), en el sistema de riego por goteo utiliza 96 L y únicamente 14 L en la hidroponía”.

“Esta unidad establecida, con 250 m2 útiles, podría producir alrededor de 2.400 lechugas al mes. Lo que significa que, en un año pueden alcanzar una producción de 30.000 unidades”, añade Delatorre.

En esa línea, Valezka Alcayaga, representante de FIA en Antofagasta, comenta que “la iniciativa está vinculada al proyecto liderado por FIA para las regiones de Tarapacá y Antofagasta ‘Laboratorio natural para la agricultura del desierto’, que va de la mano con el desarrollo de tecnologías en agricultura bajo condiciones controladas. Por otro lado, si bien estamos muy confiados en el trabajo en terreno, también es importante destacar que se realizarán capacitaciones y un curso de hidroponía donde se certificará a los agricultores participantes, entregando además asistencia técnica a los agricultores asociados al proyecto”.

Tratamiento de aguas autosustentable

Aunque el entusiasmo y profesionalismo es tal, el director del proyecto asume que cultivar berros, lechugas y albahaca en hidroponía es un desafío para la agronomía, ya que hay factores operacionales adversos que deben ser resueltos. “Puesto que las plantas se tienen que adaptar a la calidad del agua y al clima, porque tenemos variaciones de temperaturas entre el día y la noche, ya que estamos en el desierto” indica Delatorre.

Hay que considerar, además, que el principal recurso hídrico se obtendrá del río Loa, por medio de un tratamiento previo de ósmosis  inversa y el uso de filtros  con resinas  para  boro (B), para lograr reducir las altas concentraciones de este elemento químico, que son equivalentes a 15 miligramos por litro de agua, sumado a la disminución de la salinidad.

Por ello, Delatorre comenta que es necesario limpiar el agua, ya que en las condiciones que llega, le resta efectividad y eso implica deterioros en la producción y en los rendimientos. Para esto se utilizaránpaneles fotovoltaicos de 10 Kw.

“Todos los sistemas que requieren energía como el sistema de circulación de las soluciones nutritivas o los sistemas de ventilación de los invernaderos serán activados con energía solar. Es una gran innovación en los manejos de los invernaderos, puesto que la energía es uno de los principales costos y todo el proceso se va a realizar de forma auto sustentable”.

Luego de este tratamiento, el agua quedaría en condiciones adecuadas para comenzar con el cultivo hidropónico. 

Continue Reading
error: Content is protected !!