Connect with us

Destacado

Avances científicos para la lucha contra el cáncer de mama

En el marco del día mundial de la lucha contra del cáncer de mama, celebrado el 19 de octubre de cada año, el Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas ACCDIS ha dedicado sus seminarios online a tratar diversos temas relacionados a esta patología, la cual es una de las principales causas de muerte en el mundo y en Chile.

El cáncer de mama es el más tratado en nuestro país y es una de las enfermedades que ha ido aumentando en personas más jóvenes. Según los datos entregados por el Observatorio Global de Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, hasta el año 2018 habían más de 5000 casos nuevos de cáncer de mama al año y más de 1500 muertes en Chile, producto de esta enfermedad.

Todas las mujeres son susceptibles de desarrollar cáncer de mama y según los estudios el 70% no presentan factores de riesgo identificables, lo que hace que el autoexamen y el diagnóstico temprano sea la clave para detectarlo a tiempo.

En este contexto, es de mucha importancia el trabajo científico que realizan investigadores de nuestro país en pro a disminuir la tasa de mortalidad de esta enfermedad. Actualmente, el equipo de investigadores liderado por la Dra. Lorena Lobos, científica de ACCDIS y del Centro de Medicina Regenerativa de la Universidad de Desarrollo trabajan en la evaluación de una proteína llamada “Lactadherina” y su relación con la tumorigenicidad y metátesis en cáncer de mama.  

“Hace diez años atrás, se describió que dentro de la leche materna aparecían unas micro vesículas también reconocidos como gránulos de grasa y dentro de ellas se encuentra una proteína llamada Lactadherina, la cual tiene un rol muy importante cuando es transmitida a las guaguas durante la lactancia, gracias a su rol como inmunomodulador y antiviral, sin embargo, según los descubrimientos desde el año 1990 a la fecha, se ha descrito como una proteína sobrexpresada en los tumores mamarios” explicó la Dra. Lobos, agregando que cuando las mujeres tienen la mama en un estado normal sin lactancia, esta proteína está en muy bajos niveles, pero cuando ocurre un crecimiento de nódulos de algún tumor mamario, la proteína aumenta, es decir que la presencia abundante de Lactadherina en mujeres que no están lactando se ha considerado como un marcador importante de tumorigenicidad, e incluso se ha descrito como un marcador en otros tipos de canceres como el melanoma y colon.

“La proteína Lactadherina es un aporte en la leche materna pero una alerta para el cáncer de mama”, comentó la Dra. Lorena Lobos.

Actualmente el equipo de investigación se encuentra trabajando en colaboración con el Laboratorio Thomas de la provincia Coyhaique- Aysén en donde cerca de 70 mujeres con cáncer de mama realizan sus exámenes de control.  La idea de este desafío, que recién comienza es saber si las micro vesículas circulantes en la sangre de estas pacientes poseen niveles detectables de Lactadherina e investigar si sería posible utilizar esta información como una herramienta diagnóstica y/o de pronóstico en la evolución del cáncer de mama.

Por otro lado, la doctora aprovechó el momento para recalcar “aunque en teoría, todas las mujeres mayores de 40 años debemos hacernos una mamografía anual, en paralelo siembre debemos tener un autocuidado observando y percibiendo anomalías en nuestras mamas, por ejemplo: si tenemos piel de naranja, enrojecimiento, endurecimiento, hoyuelos, secreción, disminución del pezón, cambios en la forma del seno, bultos o masas, hendiduras, crecimiento de las venas o erosiones en la piel, debemos asistir inmediatamente al control médico”.

Imagen1. Percepción de anomalías en el autocuidado.

Durante este encuentro virtual, también se conversó con el Dr. César Sánchez oncólogo de la Pontificia Universidad Católica de Chile quien explicó el modelo “Neadyuvancia” como tratamiento previo a una intervención quirúrgica de cáncer de mama.

“La obesidad juega un rol muy importante en el desarrollo del cáncer de mama”, dijo el Dr. César Sánchez

A través de un scaner que tiñe con color amarillo el tumor, se puede observar cuál va hacer la respuesta del tratamiento ante la enfermedad, por ejemplo, si el tumor se reduce o si por lo contrario no ocurre nada. Este modelo también ayuda a minimizar los tiempos, logrando tener una respuesta en cuatro o cinco meses, explicó el Dr. Sánchez.  

A través de un scaner, en rojo se muestra el tumor y después de cuatro o cinco meses aproximadamente no se aprecia.

Para finalizar, el doctor César destacó e hizo un llamado de concientización respecto a la relación que existe entre la obesidad y un peor pronóstico con el cáncer de mama. “En el hospital manejamos una base de datos de aproximadamente 7000 pacientes con cáncer de mama, donde la obesidad predomina en la mayoría de ellos”. 

Para ver el seminario ingresa en https://www.youtube.com/watch?v=anagvvW770E

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calama

error: Content is protected !!